Ya pasó la fiebre, ya ha pasado exactamente un mes y la nueva serie de Marvel y Netflix ha sido un exito en visualizaciones pero… ¿Lo habrá sido para los televidentes? ¿Cuál creen que fue el veredicto de los Farandis no ilustrados en la materia? o ¿Qué opinión dieron los verdaderos seguidores del guerrero de K’un-Lun?

Nosotros los AcariguaRangers, específicamente Alberto (cheché) Casal y yo (Tony) daremos nuestro punto de vista de una serie la cual consideramos que fue buena más no fue la gran cosa. Lo interesante es que este es uno de los muchos post que daremos nuestra opinión en un solo post.

Tony dice:

Soy fanático de Iron Fist, he leído cómics y en juegos de vídeo como Marvel Contest of Champions para mi es uno de los más poderosos héroes del universo Marvel y que es un ejemplo a seguir por que es una arma viviente con muchos valores y que sus poderes fueron obtenidos a fuerza de méritos y mucha fe. Por debajo de Thor y The Punisher es uno de mis héroes preferidos.

Lo bueno:

  • Buena dinámica, bastante acción y como dice un amigo mucha «patada, coñazos y mordiscos».
  • Dejar de lado la fantasía excesiva como por ejemplo mostrar un dragón marginalote. Es decir que todo se puede llegar a hacer en vida real… Los monjes Shao Lin por su capacidad de enfocar su fuerza en cualquier parte de su cuerpo podrían desarrollar el puño de hierro. Obviemos lo del inmortal Harold Meachum pero ya lo vimos con la supuesta resurrección de Electra en DareDevil.
  • La actuación de Collen Ming y de Madame Gao, poniendo en especial a Gao la cual hace que uno pierda los estribos con su ironía y sadismo.
  • Los villanos, ya hablamos de Gao, ahora Harold Meachum también es una actuación apasionada y llena de mucha bipolaridad.
  • Ver el lado humano de Daniel Rand, es decir como le cuesta adaptarse a la civilización moderna.
  • Jeri Hogarth (Carrie-Anne Moss mejor conocida por TRINITY DE MATRIX) pues es un personaje que si valía la pena traer pero no le dieron el crédito ni el tiempo necesario para desarrollarse, más se hizo destacar.

Lo malo:

  • ¿HASTA CUANDO ROSARIO DAWSON? ¿QUÉ RAYOS LE VIERON?, es fea, no tiene nada que ver con las historias, mala actriz en todo aspecto.
  • Esta bien que quieran ver la evolución de Danny Rand para convertirse en el Iron Fist; ¿Pero era necesario que cualquier elemento de la serie le de más palo que a una piñata? Recuerden que es el arma viviente, conoce todas las artes marciales, por más desconocido de su poder del puño de hierro, este señor no debería ser tocado por cualquier guardia de seguridad.
  • Físicamente Finn Jones no debió ser Iron Fist; muy baby face y debilucho para ser el enemigo jurado de la mano. Iron Fist es musculosamente seco… Estilo Bruce Lee.
  • Que no haya aparecido el particular traje de Iron Fist dejo mucho que desear… Una cosa es quitarle el ridículo traje a Jewell (Jessica Jones) y otra es no poner al popular traje verde con amarillo… Si le pusieron camiseta amarilla a Luke Cage, ¿Por qué no adaptaron esto?
  • El terrible lío familiar de los Meachum; puso LENTÍSIMA la serie.
  • Personajes sin NADA RELEVANTE para la trama… ¿Para qué rayos Bakuto y Davos?. Si querían que la mano agarrará más fuerza deberían haber desarrollado y haber dejado sola a Madame Gao, y si querían el conflicto de Danny Rand y K’un-Lun ¿No fue suficiente que apareciera su maestro y le reprochará mentalmente?

En mi conclusión le doy un 6,5 la historia se hizo lenta, en cierto modo fastidiosa y ver que a Iron Fist sin traje y que todo el mundo lo golpeó me dejó muy mala sensación. Espero mejore en la segunda temporada o para no irnos muy lejos en The Defenders.

Cheché dice:

Siendo uno de los menos versados en dicho personaje, me propuse a ver los episodios en maratón al estilo Daredevil, cosa que no pude hacer porque la serie no me termino de convencer en los primeros 2 episodios, creo que intentaron crear algo absolutamente nuevo e innovador pero en mi opinión no lo fue así, un arranque muy flojo con un incremento parcialmente a medida que la temporada va caminando. Dándonos un buen final y un ciclo que se va culminando en la mitología de las series de Netflix ya que si eres seguidor de alguna de ellas notaras mucha conexión con villanos y sub tramas.

Mitologicamente, creo que limitaron mucho al personaje, creo que lo que su poder se agota no voy a caer en spoilers del porque, siento que no debería ser así. en el aspecto de los personajes creo que Harold Meachun es el mejor desarrollado y creo que mas que el propio Rand, opino igual con Colleen Wing que esta muy bien escrito y su dinámica junto a Iron Fist son muy logradas. considero que el balance de personajes secundarios es el mas logrado en todas las de Netflix ya que hay mas de un villano en la temporada y personajes confundidos que están entrelazados entre luz y oscuridad, a excepción de Claire Temple hasta cuando y aun nos falta verla en Punisher y Defenders.

Las ausencias místicas son muchas creo que necesito mas influencias propias de los cómics. muchas peleas de bandas muy copiadas de DareDevil, lo que si es que en Iron Fist no faltarán y dan el toque necesario para reavivar al espectador. Porque no aburren.

En aspectos de edición y filmación se notan muchos cortes de cámara y mas en las escenas de batalla pero en planos abiertos y nocturnos están muy logradas, creo que Finn Jones no fue el mejor casting de Netflix pero lo considero «suficiente» para el personaje ya que no decepciona pero podría ser mucho mejor; y no lo digo por su motivación o las ganas que le pone a la interpretación, es que fisicamente no me encaja con el Rand de los comics.

No es una serie mala a excepción de su intro (súper malo) pero no es lo que esperaba, ¿recomendable? si. En mi opinión le doy un 6 /10

Si desear dar tu opinión de este post hazlo saber usando los comentarios, o simplemente usando nuestro formulario de contactos te responderemos lo más pronto posible.

Acerca del Autor Marco (Tony) Echeverria Mujica

Nacido en Acarigua estado Portuguesa, Ingeniero en informática viviendo en Quito Ecuador, fanático del cine y de los comics. Toda una jollita a la hora de gastar bromas.